Blog 6º B

Historias solidaras

Se acercaba San Valentín. Muy afanados, los alumnos de 6º B preparaban unas cajas decoradas para la ocasión con rojos y corazones en las que guardarían las tarjetas que habían realizado para sus compañeros. Llegó el día, las cajas, situadas encima del pupitre de cada niño esperaban la felicitación de uno o varios compañeros. Entraron los escolares nerviosos para ver su contenido. ¡Oh! Todos tenían por lo menos dos, (alguien pensó que para que nadie se quedara sin tarjeta haría dieciocho). Dos alumnos pasaron la noche cual duendes haciendo tarjetas. Aunque el corazón era el decorado estrella las ideas fluyeron muy originales; la postal con bombón confeccionado en forma de corazón creo que fue la triunfadora, aunque el toque emotivo lo pusieron dos compañeros; uno imprudentemente, descubrió para quien iba la postal dedicada a una amiga secreta... hubo enfado pero... ,  no sabiendo cómo disculparse le llenó la caja de coraones... Abrazos y alguna lágrima de emoción pusieron punto final a litigio entre dos amigos.

San Valentín despierta nuestros mejores sentimientos.

Martiño

 

Pobre Martiño

O meu paxaro

chámase Martiño,

ten tres anos

e é moi pequeniño.

 

O meu paxariño

nun día de Nadal

desapareceu na néboa

onde andará?

 

Estiven preocupada

 ata o Nadal

veu Papá Noel

que me traerá?

 

Tanto non me importaba

porque non estaba o meu Martiño

Onde estará? Volvera o meu paxaro?

Chegará para o novo ano?

 

Eu desanimada

fun abrir os agasallos

unha caixa aburatada

Que podería ser aquela caixa cadrada?

 

Eu rompín a chorare

cando me enterei

de que era Martiño

e asombrada me quedei

 

Gracias a Papa Noel

pola súa xenerosidade

quedou satisfeita

a miña necesidade

 

Se amable con la gente y te lo devolverán

Había una señora que era muy pobre, tanto que no tenía casa. Pero aun así, era muy buena con los demás, si se le caía algo a alguien, lo devolvía con tanta amabilidad que eran amigos.

Un día, apareció un  joven que lo habían echado de casa porque no estudiaba bien. Solo llevó a su perro León, que solo tenía unos meses y una mochila con ropa y una poca comida para León y unas galletas para él.

Con el tiempo se hicieron grandes amigos, pero, de repente, aparecióun señor que iba amargando la vida de los demás, era el padre del chico. Se enfadó mucho por haberle echado que ni siquiera le habló, ni le miró.El padre estaba muy triste y le dijo que si volvía le trataría mejor y no sería tan malo con la gente.Volvió pero dejó a la señora allí, le dió pena porque no la podía llevar a su casa.

Pasaron 2 años, pero no se podía olvidar de ella y volvió al lugar donde estaba, aún seguía allí. El le dijo que sentía mucho lo que pasó con su padre y también por haber cuidado de él e hizo lo mismo, la llevó a su casa y siempre fueron amigos.

FIN                              

Por: Iria Rodríguez Macía

 

 

Lo que puede hacer un amigo por ti.

Lo que puede hacer amigo por ti

Había una vez un niño llamado Rubén que tenía cáncer, por lo tanto era calvo; en el colegio nadie quería jugar con él, porque simplemente era diferente. Un día, llegó un niño nuevo, Maikel, y se hicieron muy amigos; pero Rubén seguía estando un poco triste al ser diferente y lo que hizo Maikel fue raparse y así Rubén estuvo más feliz que nunca y fueron amigos para siempre.

FIN

Por María Martínez Iglesias

Historia Solidaria

El Perro de la amistad

Un día, yo iba paseando por la calle y me encontré un perro malherido por un atropello grave. Lo operaron sin éxito y a pesar de todo, lo superó. Lo volvieron a operar esta vez con acierto;¡que alivio!. Le dieron una ducha con agua y jabón: el perro se puso muy contento; descubrieron que era un pastor alemán con "pedigrí". Le siguieron haciendo las curas y lo dieron en adopción. Dos mese después lo adoptaron y resultó que el perro tenía un miedo atroz a los coches, pero estaba perfectamente entrenado porque el anterior dueño era inválido.  El nuevo dueño se lo devolvió. Lo quiso compensar con 1.000€ pero no los aceptó, entonces se hicieron muy amigos y todo volvió a la normalidad.

FIN

Por Jorge Soto Rozas

Redacción de Aníbal López González

Distribuir contido