Educación avanza en la inclusión y la atención a la diversidad con un protocolo para el alumnado con el síndrome de Down

Esta guía establece acciones específicas en materia de convivencia, de formación del profesorado y de organización interna de los propios centros, entre otros, para conseguir una mejor atención en el proceso de aprendizaje de estos niños
El documento, que fue elaborado por expertos constituidos en un grupo de trabajo creado ad hoc, fue presentado hoy por el conselleiro Román Rodríguez
Lun, 16/04/2018 - 13:04

El conjunto de la comunidad educativa tiene a su disposición desde hoy el Protocolo para la atención educativa del alumnado con el síndrome de Down y/o con discapacidad, un amplio manual que recoge orientaciones específicas para conseguir una mejor atención en el proceso de escolarización y de aprendizaje de los niños que presentan esta característica.

El conselleiro de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria, Román Rodríguez, presentó esta mañana el Protocolo, en un acto en el que estuvo acompañado del presidente de Down Galicia, Delmiro Prieto, así como de los técnicos especialistas que participaron en el grupo de trabajo ad hoc creado para tal fin.

Román Rodríguez destacó que uno de los pilares básicos de un sistema educativo equitativo, democrático y de calidad es atender a todas las especificidades del alumnado y que ?cada niño disponga de las oportunidades y de las condiciones necesarias para el aprendizaje?. Esto es ?convertir la diversidad en una oportunidad?.

El conselleiro subrayó que su departamento está trabajando de lleno en avanzar en este sentido, sobre todo en el campo de la formación del profesorado, y también poniendo en marcha nuevas herramientas específicas como el protocolo presentado hoy, fruto de la colaboración con colectivos y expertos en cada materia, la quien agradeció su participación.

En Galicia, segundo los últimos datos del Ministerio, en Galicia el 91,9% del alumnado NEE está escolarizado en centros comunes, el porcentaje más alto de todo el Estado. Esto -en palabras del conselleiro- exige de un esfuerzo por parte del conjunto de la comunidad educativa para construir espacios participativos y accesibles, de integración, de inclusión y de convivencia que permitan eliminar todo tipo de barreras.

Formación del profesorado

Román Rodríguez hizo especial hincapié en la formación del profesorado como uno de los pilares para conseguir este objetivo. A día de hoy, 135 centros educativos cuentan con un plan de formación en centros con línea específica de Escuela inclusiva y Atención a la diversidad.  Además, el cien por cien de las actividades de formación que se realizan en los centros cuentan con un módulo específico en convivencia, inclusión e igualdad (módulo ICI), con un total de 780 horas lectivas realizadas en lo que va de año, que fueron superadas por más de 9.000 profesores.

Pautas específicas en la organización interna del centro escolar

En el caso del Protocolo Down (que está disponible en la dirección web http://www.edu.xunta.gal/portal/node/24709), se establecen una serie de pautas específicas para la atención educativa la estos niños que abarca cuestiones como la organización interna del propio centro, orientaciones metodológicas y de aula, medidas curriculares, seguimiento del alumnado y orientaciones para las propias familias.

En el que se refiere a la organización interna de los centros hace falta destacar que se buscará la estabilidad del profesorado que atiende la estos alumnos, y se potenciará la figura del tutor como profesional de referencia tanto para el alumno como para el resto del equipo docente y de la propia familia. Además, se promoverá la participación del alumnado en todas las actividades de grupo dentro y fuera del aula, y se pondrán en valor y se le dará visibilización la situaciones de éxito.

Orientaciones metodológicas

El documento recoge una serie de orientaciones metodológicas sobre la comunicación en el aula; sobre la adaptación de los ritmo de trabajo en función de la especificidad de cada caso; sobre la presentación de los contenidos y materiales de aprendizaje en las distintas modalidades sensoriales (imágenes, gráficos, dibujos, pictogramas,...), y sobre las normas (responsabilidad en el cuidado de material, por ejemplo), entre otros.

Además, para mejorar la autoestima del alumno, se primará la valoración del esfuerzo sobre otros aspectos académicos.

Medidas curriculares

Respeto a las medidas curriculares, se aboga por la interpretación flexible del currículo, con una programación en el aula que se adapte a las características del conjunto del estudiantado, y que cuente con los recursos y apoyos necesarios para la participación integral y efectiva del alumno que síndrome de Down en la dinámica de la clase.

Para eso se recomienda la aplicación de metodologías y estrategias de enseñanza-aprendizaje que sean flexibles, participativas y creativas; y propiciar situaciones centradas en las potencialidades del alumnado. En esta línea es importante aprovechar las múltiples posibilidades que ofrecen las tecnologías de la información y comunicación. En aquellos casos en los que estas adaptaciones no sean suficientes, la legislación prevé medidas extraordinarias como la adaptación curricular.

Evaluación y seguimiento del alumnado

El protocolo recoge unos apartados específicos sobre la evaluación y el seguimiento del alumnado en los que se establece prestar especial atención a la evaluación inicial de cada alumno con el fin de determinar su nivel de competencia y, de este modo, poder elaborar una programación específica de aula atendiendo a su nivel de desempeño. Se trata de personalizar la evaluación adaptándola a las peculiaridades de los niños y asegurando su concordancia con la metodología de aprendizaje.

Cuanto a las acciones de seguimiento, se establece una evaluación trimestral en la que se valoren las medidas de atención a la diversidad que está recibiendo el alumno en cada caso.