La Consellería de Educación publica el primer Protocolo para la intervención psicoeducativa de la dislexia y otras dificultades específicas del aprendizaje

Carmen Pomar presentó hoy el documento
El documento destaca la importancia de la detección y de la colaboración entre todos los agentes implicados
Se hace hincapié en la metodología de aprendizaje del alumnado como base para cualquier intervención psicoeducativa
El protocolo facilita a familias, docentes y orientadores una serie de indicadores de alerta, relación de pruebas estandarizadas y componentes esenciales del proceso de detección y evaluación del alumnado
Además hoy se firmó un convenio de colaboración con la Asociación Gallega de Dislexia para mejorar la atención educativa la este alumnado
Mié, 29/01/2020 - 13:39
La Consellería de Educación publica el primer Protocolo para la intervención psicoeducativa de la dislexia y otras dificultades específicas del aprendizaje

La conselleira de Educación, Universidad y Formación Profesional, Carmen Pomar, acompañada de la presidenta de la Asociación Gallega de Dislexia (Agadix), Esther López Carbajales; presentó hoy el primer Protocolo para la Intervención Psicoeducativa de la Dislexia y otras Dificultades Específicas del Aprendizaje, un documento dirigido a facilitar la atención educativa de este alumnado, ofreciendo a las familias, a los docentes y a los servicios de orientación indicadores para el proceso de detección, pautas para la intervención psicoeducativa y para el proceso de seguimiento y de evaluación. Asimismo, se relacionan las herramientas TIC más idóneas para estos casos y las pruebas estandarizadas útiles, entre otras herramientas.

Segundo explicó la conselleira, el documento que publica su departamento es un recurso que visibiliza las alertas que permiten identificar las dificultades para poner en marcha, de manera coordinada, todos los recursos humanos y materiales  presentes en los centros educativos para actuar tanto desde la prevención como de la propia intervención psicoeducativa. Además Carmen Pomar destacó que uno de los puntos fuertes del protocolo es que hace hincapié en la prevención, dado que ?la dislexia no es fácil de detectar, sino que implica un proceso de detección, de seguimiento de la alumna o del alumno?.

Trabajo multidisciplinar

La conselleira explicó que el Protocolo es el resultado de un trabajo multidisciplinar y que su elaboración contó con la participación de profesionales de ámbitos como los servicios de orientación, la universidad, los centros educativos, las entidades sin ánimo de lucro que trabajan para mejorar la calidad educativa del alumnado con dislexia y/u otras dificultades específicas del aprendizaje y las propias familias diera alumnado. De este modo, la Consellería ponen de manifiesto desde lo primero momento que uno de los elementos clave en el tratamiento de estas dificultades de aprendizaje es la colaboración entre todos los agentes implicados.

En este sentido Pomar agradeció tanto el trabajo del grupo redactor del protocolo, haciendo especial hincapié en el papel de las entidades y agradeciéndoles los suyo trabajo. ?Mantenemos relación constante con más de una treintena de asociaciones centradas en la atención a la diversidad, en la mayoría de los casos compuestas por familiares de las personas afectadas. Familias a las que escuchamos y con las que debemos colaborar porque son quien mejor conocen el alumnado y son pilares fundamentales para cualquier intervención educativa?.

Asimismo la titular del departamento educativo de la Xunta de Galicia quiso destacar el trabajo de los centros de enseñanza, el profesorado y los servicios de orientación, ?responsables de detectar, poner en marcha, evaluar y hacer el seguimiento de las medidas educativas y, sobre todo, de construir centros inclusivos en los que estas diferencias sean oportunidades y en los que cada uno aprenda en función de sus capacidades?.

Necesidad específica de apoyo educativo

El documento se divide en nueve epígrafes, del que el primero funciona como introducción. En él se sitúa a dislexia y las demás dificultades de aprendizaje ?discalculia? dentro de las necesidades específicas de apoyo educativo, a las que se debe dar  respuesta con los medios y recursos que cada alumno necesita para conseguir una escuela inclusiva.

Además, se hace hincapié en la necesidad de considerar, en primer lugar, la metodología de aprendizaje, la forma de aprender del propio alumno, sus conocimientos previos... y todo lo que va a condicionar su aproximación al currículo, con el fin de evitar dificultades.

Delimitación conceptual

En la segunda epígrafe se abordan los aspectos conceptuales de la dislexia y/u otras dificultades específicas del aprendizaje, considerando los factores causais y las características de las dificultades de la lectura, de la escritura y de las matemáticas. Se trata de acercar la información teórica necesaria para comprender los procesos cognitivos que intervienen en la lectura, en la escritura y en el cálculo.

En este sentido se ofrecen definiciones de las dificultades específicas del aprendizaje tanto desde el punto de vista académico como del de la legislación educativa y desde un enfoque clínico. Asimismo se desgranan los factores causais ?biológicos, cognitivos, socioafectivos y motivacionais, familiares y escolares?.

Se abordan también las características y tipos de las dificultades específicas del aprendizaje y se explican los errores que lleva consigo cada una de ellas y los signos de alerta que pueden denotar que una persona las padece.

Identificación

Continuando en esta línea, el epígrafe tercero desarrolla todo el proceso de identificación del alumnado con dislexia y/u otras dificultades específicas del aprendizaje, tanto desde los

primeros indicadores como del conjunto del proceso de detección y valoración por los servicios de orientación, haciendo hincapié en que esta detección tiene como principal finalidad contribuir al ajuste de la intervención educativa por parte del profesorado y, de ser el caso, de la familia.

Para esto se describen indicadores de identificación dirigidos a las familias ?diferenciados por la edad del menor? y al profesorado ?diferenciados por la etapa educativa?. También se ofrecen pautas para la detección desde el punto de vista del profesorado tutor y para la valoración por parte de los departamentos de orientación, que elaboran el informe psicopedagógico.

El Protocolo destaca que esta fase es fundamental para el ajuste e individualización de la intervención educativa y que debe ser desenvolvida, principalmente, por la jefatura del departamento de orientación de cada centro con la colaboración, de ser el caso, del equipo de orientación específico.

Intervención psicoeducativa

En la cuarta epígrafe se aborda la intervención psicoeducativa, considerando tanto el propio enfoque metodológico -que puede actuar cómo auténtico factor de prevención- como las orientaciones para el alumnado con dislexia y/u otras dificultades específicas del aprendizaje, para el centro educativo, para el profesorado y para las familias.

En este sentido se incide en que el éxito del proceso de enseñanza y aprendizaje requiere una coordinación muy estrecha entre todos los agentes implicados en la educación y en el desarrollo integral del alumnado: familia, profesorado tutor, profesorado de apoyo, resto de docentes y, de ser el caso, otros profesionales externos al centro que participen en el proceso educativo.

Evaluación

La evaluación del alumnado debe ser entendida como un contínuum, que forma parte de los procesos de enseñanza y de aprendizaje y que tiene como principal finalidad obtener información que permita adecuar el proceso al progreso real en la construcción de aprendizajes por parte de cada una de las alumnas y alumnos.

Para abordarla de una manera idónea, a epígrafe quinta ofrece orientaciones sobre el desarrollo del proceso de la evaluación curricular. Asimismo, se incide en la necesidad de sumar la estos aspectos específicos un extraordinario cuidado del desarrollo psicológico, del terreno emocional, de forma que el alumnado perciba que el profesorado conoce y comprende su realidad, que le va a ayudar en todo lo que precise, considerando para eso la flexibilización de los tiempos en la realización de las tareas, así como las formas de manifestar su competencia, pero que también le va a exigir esfuerzo y rendimiento acorde a su potencial.

Seguimiento

La sexta epígrafe ofrece orientaciones para llevar a cabo un seguimiento adecuado de la intervención psicoeducativa del alumnado, considerando cuatro niveles: alumnado, equipo docente, departamento de orientación y familia. En este apartado se indica, además, que en el informe de evaluación individualizado que se elabore al final del curso, el profesorado tutor, asesorado por el orientador o por la orientadora del centro, recogerá información referida a las medidas educativas adoptadas, a los resultados de dito medidas y a las orientaciones o propuestas para lo siguiente curso escolar.

Asimismo, al inicio de cada curso, la persona orientadora será la encargada de informar al profesorado tutor y al equipo docente de las necesidades específicas de apoyo educativo del alumnado y de las medidas propuestas, en base al informe psicopedagógico y a la información del equipo docente del curso anterior y de la familia; intentando darle continuidad a las medidas ya adoptadas y ofreciendo otras noticias a lo largo del proceso formativo.

Recursos y herramientas

Las tres última epígrafes vano dirigidas a ofrecer recursos y herramientas para la intervención psicoeducativa de este alumnado, tales como una relación de recursos TIC que pueden ser muy útiles y contribuyen al cambio metodológico (epígrafe séptima) o una relación de bibliografía para ahondar en el conocimiento de la propia dislexia y/u otras dificultades específicas del aprendizaje (epígrafe octava).

En la epígrafe  novena figuran los anexos I, II, III e IV, en los que se recogen, respectivamente, una síntesis de las principales características de las dificultades específicas del aprendizaje, los indicadores de alerta e indicadores de dislexia y/u otras dificultades específicas del aprendizaje, una relación de pruebas estandarizadas útiles para la evaluación psicopedagógica y psicoeducativa y una síntesis de los componentes esenciales del proceso de detección y evaluación de este alumnado.

Convenio de colaboración

En el marco de presentación de este protocolo a conselleira y la presidenta de Agadix firmaron un convenio de colaboración para el desarrollo de acción y actividades dirigidas a la mejora de la atención educativa al alumnado con dislexia. En este sentido se establece que ambas partes colaborarán en la sensibilización y en la difusión de materiales y documentos que permitan un mayor conocimiento de las circunstancias específicas de estos estudiantes.

Por su parte, la Consellería se compromete a promover en la formación permanente del profesorado a cooperación de Agadix en las acción relativas a la atención a la diversidad y en la formación de los docentes que atienden a las alumnas y alumnos con dislexia. Además, se facilitará la colaboración del personal de la asociación en los centros educativos que escolaricen estos estudiantes.

El personal de Agadix podrá prestar asesoramiento en la atención educativa, proponer actuaciones de carácter preventivo y concretas, apoyar en la orientación sobre metodologías idóneas y dar información y formación en aquellos aspectos que el personal de los centros requiera. En cualquiera caso esta colaboración deberá ser acordada por la Dirección del centro, el personal especialista de la Asociación y las familias; y el profesorado tutor será el responsable de coordinar las posibles actuaciones concretas.

Este acuerdo se enmarca en la cooperación que la Consellería de Educación mantiene con una treintena de entidades y colectivos especializados en la atención a la diversidad.