Carmen Pomar destaca el esfuerzo, la voluntad y el compromiso que hay detrás del éxito académico

Felicitó los chicos, así como sus familias y docentes
La conselleira de Educación en funciones participó en un homenaje a tres alumnos de Ordes cuyas notas de ABAU están entre las 20 mejores de Galicia
Mié, 22/07/2020 - 12:37
a

La conselleira de Educación, Universidad y Formación Profesional en funciones, Carmen Pomar, participó junto con el alcalde Jose Luis Martínez Sanjurjo en la recepción que el Ayuntamiento de Ordes les ofreció esta mañana a tres alumnos del municipio que consiguieron unas de las notas más altas en la ABAU, con resultados entre los 20 primeros de Galicia. De hecho, Raúl Ríos Pampín fue la nota más alta de Galicia en estas pruebas, con un 9,95; mientras que Adrián Ovidiu Cocean obtuvo un 9,90 en las pruebas de la ABAU y Miguel Ángel Boado Fernández logró un 9,87.

Los tres estudiantes realizaron el bachillerato en el IES de Ordes, cuyo director, Juan Jesús Fernández Porto, participó también en el acto, al que también asistió José Manuel Dopazo Mella, director del IES Maruxa Mallo, donde Raúl Ríos cursó la ESO. Además, asistieron a la recepción Mª Isabel Graña Pérez, directora del CEIP Alfonso D. Rodríguez Castelao; Antonio Ramón González Vaamonde, director del CEIP Campomaior; y Mª José Carballeiro, profesora de Raúl y Adrián.

Durante su intervención Pomar felicitó a los tres alumnos por los resultados obtenidos y destacó que “las notas que conseguisteis, impresionantes, son mucho más que números. Esconden horas de estudio, de sacrificio. Significan un esfuerzo sostenido, un compromiso serio y mucha voluntad para seguir adelante durante el largo tiempo de incertidumbre que fue el confinamiento”. “Lo que sacáis de todo esto es algo que nadie os podrá quitar nunca, la educación”, les dijo, destacando que “hoy en día, lo que distingue a una persona entre la multitud no es lo que tiene, sino lo que sabe”.

La conselleira en funciones quiso también felicitar las familias de los chicos por su “apoyo incondicional y ánimo sin fisuras”, así como los docentes, “que os guían y os exigen, transmitiéndoos sus conocimientos, pero también sus valores y su capacidad de trabajo”, dijo.