Saltar navegación

¿Somos libres?

Comparemos la situación del piloto de un barco mercante y la de un maquinista ferroviario. Ambos conducen sus máquinas, pero en situaciones distintas. Reparemos en las decisiones que uno y otro toman acerca de su ruta. El maquinista conduce su tren con las virtudes y limitaciones propias de tal máquina, pero el camino, la ruta que sigue viene condicionada por los raíles sobre los que circula: y no podrá desviarse de ellos ni unos centímetros. En cambio el piloto del barco puede trazar rumbos muy diversos condicionados por las limitaciones de las costas y profundidad de las aguas, de su máquina y de las normas del tráfico marítimo... y poco más: podrá pilotar su embarcación con unos márgenes de maniobra muy ampliaos.
Nuestra conducta ¿está determinada de antemano como el tren, que necesariamente recorre el trazado de los raíles? o, muy al contrario, ¿somos libres y podemos tomar decisiones sobre nuestra conducta ---navegar--- sin determinaciones previas?
Barco y tren
Imaxes de Frauke Barco mercante e de Ben Kerckx Tren de pasaxeiros. En Pixabay. Dominio público

Es bastante probable que tengas más o menos claro un significado del término libertad ,algo así como este: somos libres cuando nuestros actos son elegidos por nosotros en ausencia de toda coacción exterior. Sin embargo, si profundizamos un poco en la cuestión, tú mismo te darás cuenta que el concepto o idea de libertad encierra algo más de complejidad.

Pongamos un ejemplo y hablemos de las elecciones generales: tenemos el derecho y cierta obligación moral en votar. Si tu fueras menor de edad o estuvieras viviendo en la época de la Dictadura Franquista, me dirías: "¡Yo no puedo votar!". En este ejemplo existirían unos factores o coacciones externas que limitarían tu acción de voto. En este caso y, o en otros similares, estamos hablando de libertad externa.

Pero, ahora imagina que tu me dices: "¡No puedo votar con libertad!, porque no tengo información suficiente, o porque los medios de comunicación y los partidos no hacen más que propaganda". En este ejemplo no existen circunstancias ni coacciones externas, pero sí carecemos de posibilidades de votar libremente, porque no disponemos de la suficiente o ajustada información, para tomar la decisión que desearíamos si la tuvieramos. En este caso y, o en otros parecidos, nos estamos refiriendo a la libertad interna.

A continuación te invito a que examines, a partir de dos textos muy sencillos, las dos posturas más importantes que existen acerca del problema de la libertad: el determinismo (o negación de la libertad) y el indeterminismo (afirmación de la libertad humana). Una vez que conozcamos esto tendrás que componer en tu portafolio una disertación filosófica titulada ¿Somos libres? 

Lo que aprenderemos ahora...

Los humanos, a diferencia de los animales, somos libres pues dominamos nuestros instintos. Ahora bien,

  • ¿Realmente somos libres o nuestra conducta está determinada?

Las ideas más importantes de este apartado son las siguientes:

  • En la libertad, entendida como ausencia de coacción, podemos encontrar dos dimensiones, una externa y más superficial, y otra interna y más problemática.
  • El determinismo es la doctrina que niega la libertad humana, afirmando que todos nuestros actos están determinados por diversos factores de los que no podemos escapar. Hay doctrinas deterministas de carácter filosófico, científico y religioso.
  • El indeterminismo es la doctrina que afirma la libertad humana, basándose en nuestra intuición directa y en la posibilidad de que el ser humano actúe en contra de sus inclinaciones biológicas y psicológicas. También hay un indeterminismo científico (Popper).

El determinismo

El determinismo es la doctrina filosófica que niega la libertad, sobre todo en un sentido interno. Pero la inexistencia de la libertad en sentido interno nos lleva a la conclusión de que la libertad “externa” es, también, ficticia. Hay distintas formas de concebir el determininismo según nos fijemos en unos aspecto u otros. Lee detenidamente el siguiente texto:

Los hombres se equivocan al creerse libres, opinión que obedece al solo hecho de que son conscientes de sus acciones pero ignorantes de las causas que lo determinan. Y, por tanto, su idea de ‘libertad’ se reduce al desconocimiento de las causas de sus acciones, pues todo eso que dicen de que las acciones humanas dependen de la voluntad son palabras, sin idea alguna que les corresponda.

Baruch Spinoza, Ética.


Investiga sobre el determinismo...


Considera que tendrás que "disertar" sobre el tema ¿Somos libres?


Evaluaremos tus competencias para identificar los conceptos, las ideas básicas y los autores deterministas. También evaluaremos tu competencia para disertar.

El indeterminismo


El segundo texto que te propongo es el siguiente:

“Estoy condenado a ser libre, lo cual significa que no es posible encontrar a mi libertad más límites que ella misma, o, si se prefiere, que no somos libres de dejar de ser libres (…). Para la realidad humana, ser significa elegirse: nada le viene de fuera o de dentro que pueda recibir o aceptar. El hombre está enteramente abandonado, sin ayuda alguna, a la insostenible necesidad de hacerse ‘ser’ hasta en el menor detalle. El hombre no podría ser libre en unos casos y esclavo en otros: o es libre siempre y todo entero libre, o no es nada.”

Jean-Paul Sartre, El ser y la nada

Nuevamente, procura reflexionar sobre el significado de estas palabras, fijándote en el tema (que coincide con el texto anterior, de Spinoza), y en su idea fundamental.


Investiga sobre el indeterminismo...


Considera que tendrás que "disertar" sobre el tema ¿Somos libres?


Evaluaremos tus competencias para identificar los conceptos, las ideas básicas y los pensadores indeterministas. También evaluaremos tu competencia para disertar.

Webgrafia

Fuentes utilizadas: