Siglo de Oro: el Renacimiento

En el siglo XVI se produce un cambio de mentalidad con respecto a los valores de la Edad Media: el hombre pasa a ser el centro del mundo. Esta actitud vitalista, promovida por el Humanismo, se traduce en una literatura que canta al amor, a la belleza o a los placeres de la vida. El Renacimiento es un movimiento artístico que recibe su nombre por el "renacer" del interés por los autores de la Antigüedad grecolatina.

Durante la primera mitad del siglo XVI la poesía sufre una profunda renovación desde un punto de vista formal y temático, gracias a la introducción de las formas de la poesía italiana y a la influencia de los autores clásicos mediante la presencia de la mitología y el uso de tópicos. Dentro de la poesía renacentista podemos distinguir dos etapas:

  • Primer Renacimiento. Se introducen las formas italianas en una poesía cuyo tema principal es el amor. Destacan poetas como Juan Boscán, Fernando de Herrera, Gutierre de Cetina o, el más destacado, Garcilaso de la Vega.
  • Segundo Renacimiento. Los poetas aprovechan las formas métricas aparecidas en la primera mitad del siglo para componer una poesía moral y de carácter religioso. Estas corrientes se denominan ascética y mística y están representadas por Fray Luis de León, San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús.