Edad Media y Prerrenacimiento

En Edad Media, hasta mediados del S.XIII, toda la literatura que se conserva está escrita en verso. Esto es lógico ya que las obras se transmitían oralmente y de memoria, muchas veces acompañadas por el canto.

Del mester de juglaría (oficio del juglar) solo se conserva casi completo el Cantar de Mío Cid, perteneciente al género épico. Frente a este se encuentra el mester de clerecía (oficio del clérigo) conformado por obras narrativas didácticas entre las que destacan las del riojano Gonzalo de Berceo. Al lado de estos ejemplos de poesía narrativa, conservamos diferentes tipos de poemas líricos en la poesía penínsular primitiva, como las jarchas, los villancicos o las canciones, poemas breves de transmisión oral y tema amoroso.

A finales de la Edad Media pueden distinguirse dos grupos principales de obras poéticas:

  • La lírica culta de los Cancioneros, poesía cortesana cuya temática principal es el amor cortés. Dentro de este grupo destacan tres autores: el Marqués de Santillana, Juan de Mena y, sobre todo, Jorge Manrique, quien, además de cultivar poesía cancioneril, compuso las Coplas a la muerte de su padre, obra plenamente prerrenacentista.