Familias

PROPOSTAS PARA PERSOAS ADULTAS, 11 DE XUÑO

Pedagoxía da luz

A luz ofrece múltiples posibilidades de xogo, para os nenos e as nenas a luz garda maxia, esperta preguntas, suscita búsqueda de respostas, permite crear libremente, invita á calma e á acción...ademáis a luz é un elemento natural ou artificial que temos todos os días e co que podemos marabillarnos e xogar cando queiramos, por todo iso hoxe vos deixamos información sobre a pedagoxía da luz, extraída da formación de Jenny Silvente, podedes atopar máis información na súa web www.verpensarsentir.es.

A pedagoxía da luz dase dende o momento no que, no ventre materno, o neno ou a nena nota a luminosidade do exterior. O descubrimento do mundo luminoso está ligado ao descubrimento dun mesmo, do propio corpo, dos outros, do entorno, dos materiais...Dase de forma espontánea, a partir de aí haberá unha pedagoxía da luz espontánea derivada da curiosidade natural da infancia, a maiores podemos incorporar provocacións, obradoiros, propostas...coa luz natural e coa luz artificial.

Os nenos e as nenas aprenden a través dos sentidos, ábrese paso no mundo xogando e experimentando, probando e comprobando, investigan así as propiedades da luz e a cor coas luces e sombras ou con materiais creados para este xogo, fanse hipóteses e comproban os resultados. É habitual observar como se marabillan coas súas sombras, ou cos reflexos do sol ou a festa que celebran cando descubren as cores do arco da vella. Os nenos e as nenas coa luz atópanse coa curiosidade e a sorpresa. A pedagoxía da luz ofrece unha oportunidade de xogar a través da luz e a cor, convertindo a actividade científica nun centro de experimentación e expresión artística.

Beneficios da pedagoxía da luz

- Trátase dunha forma lúdica e atractiva de adquirir coñecementos sobre o comportamento da luz, a cor, a sombra...

- Cando se traballa nun foco de luz concreto, como a mesa de luz, favorece a atención.

- É unha actividade científica, lúdica, creativa, artística... ademáis é aberta, global e integral.

- Permite transformar obxectos cotiás, as cousas máis cotiás convértense en fantásticas.

- Ademáis de ser un xogo sensorial ofrece unha beleza visual.

Os elementos que producen luz

A luz aparece na vida dos nenos e nenas de múltiples formas, dende a luz do sol, a iluminación con velas, sombras, reflexos ou a través de obxectos artificiais, cada unha destas fontes de luz está cargada de beleza e dunha inmensa potencialidade para achegarse ao mundo da luz e a cor. Dende esta visión ademáis, a pedagoxía da luz pode formar parte da cotidianidade na escola xa que a luz entra polas xanelas e a atmósfera que se xera no día a día está moi relacionada co tipo de luz.

Elementos naturais e artificiais que abren a porta á pedagoxía da luz

- Mesa de luz: Proporciona un ambiente de intensidade, de cor e brillo, pódese utilizar como plataforma de xogo, como superficie artística ou como elemento científico, é importante que as propostas sexan abertas para provocar experimentación e descubrimento.

- Retroproxector: Pasar entre perspectivas e diferentes puntos de vista son tarefas moi interesantes no proceso de aprendizaxe. O retroproxector é unha ferramenta capaz de crear un mundo cheo de fenómenos, a menudo inesperados, que provocan sorpresa e investigación. Nun principio é habitual que centren o seu xogo, a súa atención, a súa mirada na base onde colocan os elementos, é importante non adiantar a maxia do descubrimento da proxección na parede, é un momento especial e de verdadeiro asombro que cando chega fascina.

- Lanternas: Imprescindible na pedagoxía da luz, para iluminar pequenas superficies, para descubrir a luminosidade de elementos e obxectos, para proxectar sombras, cambiar a cor do ambiente, xogar coa luz e o seu tamaño en relación á distancia...

- Velas: A chama viva, en constante movemento ofrece  unha fonte luminosa diferente e curiosa. Proxectar sombras, iluminar unha estancia, ambientar un momento...xenera un ambiente diferente.

- A luz do sol: De todos os elementos luminosos, sen dúbida, o máis interesante é o Sol. Cada día hai luz, ás veces os raios penetran entre as nubes, outras veces son tan espesas que non o permiten, pero dun xeito ou outro sempre hai luz, unha luz que nos permite ver e xogar con todo tipo de situacións. Os nenos e as nenas decátanse da influencia dos raios solares e os seus diferentes reflexos, así mentres xogan no exterior descubren que nun intre, polo movemento dunha nube que deixou paso a un raio de sol, unha zona está asollada mentres outra segue con sombra ou como deciden levar a cabo un proceso propio e persoal buscando a través dunha cámara de fotos o momento e o ángulo perfecto para captar como o raio solar traspasa entre a follaxe dunha árbore, tamén é un recurso que podemos aproveitar para facer provocacións ou propostas xogando coa luz do Sol nos cristais das xanelas, colocando fotografías ou facendo debuxos que ademáis se ven dende diferente perspectivas dende dentro que dende fora.

- A falta de luz: A sombra xérase cando un elemento opaco se sitúa delante dunha fonte de luz, polo que a opacidade é un obstáculo, a luz pasa polos lados menos por onde está o elemento, xerando a sombra. Pero se o obxecto que se interpón é traslúcido ou transparente a sombra se xenerará de diferentes formas.

Outros elementos como un proxector e unha tea branca poden servir como escenario de xogo e de creación, ou o negatoscopio que permite experimentar coa luz en vertical, así como os efectos da fluorescencia e fosforescencia que aportan maxia.

Son moitos os recursos interesantes na pedagoxía da luz, a través dos elementos luminosos tanto naturais como artificiais se poden crear tantas experiencias como se poida imaxinar e o principal será que conteñan a base de experimentación e creatividade nun ambiente de xogo libre.

PROPOSTAS PARA PERSOAS ADULTAS, 9 DE XUÑO

Xogo da area

 

Hoxe vos deixamos información e reflexión sobre o xogo no obrador da area, extraído da formación ofrecida por Jenny Silvente. Un xogo sensorial, un xogo científico, un xogo simbólico que ofrece ademáis unha oportunidade de concentración plena.

2.1. ¿Qué es el obrador de la arena?

El obrador de la arena es una propuesta de juego que se basa en la manipulación con arena fina y seca en el interior; a través de unos espacios y unos materiales seleccionados cuidadosamente para que se de un tipo de juego consciente y cuidado. Simplemente consiste en un espacio de juego donde los participantes, libremente, manipulan e investigan a través de la arena, delicadamente preparada para la ocasión.

La impulsora y difusora de esta propuesta es Ute Strub, fisioterapeuta y miembro de la asociación Pikler en Berlín. Después de una extensa carrera profesional como fisioterapeuta con enfermos crónicos, decidió dedicarse a los más pequeños. "Strandgut", como llamó ella en el espacio de la arena, comenzó como una propuesta para adultos, con la intención de acompañar en el descubrimiento del niño interior. Con el tiempo los niños empezaron a entrar de forma espontánea en el espacio de la arena y, como quien no quiere la cosa, la propuesta del juego se ha extendido a diferentes guarderías de los alrededores. El espacio y los materiales seleccionados, generan las condiciones óptimas para el desarrollo motor, emocional, cognitivo pueda surgir a través del placer y la satisfacción. Además de la propuesta de Strub, también es interesante mencionar Play Sand Therapy que, a un nivel más terapéutico también hace uso de la arena con el fin de identificar y conciliar conflictos internos. Esta terapia está basada en la psicoterapia de Carl Jung y fue desarrollada por Dora Kalff. A través de la arena y el juego con ella, se explora y se penetra en las profundidades de la personalidad.

Partiendo de estas dos experiencias se presenta una propuesta del Obrador de la arena que tiene en cuenta la parte lúdica, la sensorial y la terapéutica. La arena, como cualquier otro elemento natural, para el tiempo y nos ayuda a conectar con nosotros mismos.

2.2. Organización del obrador

La sala está organizada en varios contenedores (cajones, cestas...) llenos de arena fina seca (como la arena de la playa, es importante que esté bien seca), que se distribuyen en mesas bajas o en el suelo. Para enriquecer el juego se disponen de objetos y utensilios reales e irrompibles, seleccionados cuidadosamente (elementos de metal, madera o mimbre).

Es importante tener una mirada atenta a la organización del espacio, ofreciendo siempre un criterio de calidad que se traduce en una disposición precisa y estética de los elementos de juego. Cada uno de los materiales se coloca de forma que provoque un tipo de acción reflexiva y no impulsiva.

En sí, el obrador no es un espacio que llame a la expansión y la pulsión emocional, al contrario; invita a la concentración y al trabajo con uno mismo. Por eso el ambiente que rodea a esta propuesta suele ser relajado. No obstante, es importante dejar claras algunas normas de la propuesta, antes de entrar en el juego. Normas que sirven de límites, que a la vez aseguren y responsabilicen y que se basan básicamente en el respeto: hacia uno mismo, hacia los demás y hacia los materiales.

Al ser un tipo de juego tanto personal, que casi se podría considerar interoceptivo, es decir, que las sensaciones provienen del interior del cuerpo, generalmente se inicia de forma individual, cada uno con uno mismo. El juego social acontece cuando realmente se necesita y no hay que llamarlo ni buscarlo.

Cabe destacar que dentro del juego del obrador de la arena aparecen diferentes tipologías de juego a las que hay que prestar atención:

• El juego sensorial y manipulativo: seguramente es el primero que aparece. Hundir las manos en la arena; hacerla escolar para entre los dedos; coger la arena; probar la sensación de este materiales con los brazos; trasladarla de un lado a otro con las manos... Se trata de un juego de exploración y de descubrimiento de las posibilidades de este material que seguro los niños conocen, pero quizá no con las características ni el ambiente que lo acoge en el obrador. Cuando las manos se han "emborrachado" basta de sentir la arena; quizás empiezan a intervenir los utensilios, como cucharas, platos... como simples soportes por el juego manipulativo que contienen y dan cabida a la arena.

• Juego científico y de descubrimiento: sigue la línea del juego sensorial y manipulativo, pero vale la pena diferenciarlos para entender por separado los procesos que se dan. Mientras el juego sensorial y manipulativo pretende captar las peculiaridades y características de los elementos y materiales; el juego científico y de descubrimiento convierte reflexivo y de indagación. Llegados a este punto los niños observan la arena que se cuela por entre una pequeña cesta de mimbre; crean hipótesis, hacen pequeñas investigaciones, comprueban resultados... Es la parte más empírica del juego.

• El juego simbólico: aparece como por arte de magia, cuando las cucharas preparan comidas que se sirven en los platos; tés y cafés; sopas y pasteles..

2.3. El elemento principal: la arena

La arena que se utiliza para el obrador es bien distinta a la que se puede encontrar en los arenales de los parques o los patios escolares. La arena del espacio exterior tiene constantemente un cierto grado de humedad. Aunque la parte más superficial esté seca, hundiendo las manos se acaba encontrando con esta arena mojada. En la playa pasa exactamente lo mismo. La arena que se ofrece en el obrador, además de ser muy fina, está completamente seca. Y eso pasa por todo un proceso de preparación y cuidado de este elemento que se convierte en la materia prima de la propuesta que aquí se presenta. La arena ideal para el obrador es aquella de playa, que es muy fina. Aparte de ser muy fina, debe estar completamente seca. El proceso de secado puede ser al sol, extendiendo una tela de algodón en el exterior, con la arena encima, bajo el sol; o con la calefacción (en invierno) colocando recipientes sobre los radiadores.

2.4. Los contenedores

Los contenedor acogen la arena y la presentan de forma atrayente y provocadora a los niños. Estos contenedores pueden ser cestas de mimbre. Para evitar que la arena se cuele por entre la cesta, se coloca una tela de algodón de colores suaves, si pueden ser tonalidades tierra mejor. La tela acompañará y vestirá la cesta, haciendo a la vez de protección y de elemento estético. También se puede presentar la arena en cajas de madera, como podrían ser las de vinos. Tanto las cestas como las cajas pueden ser de diferentes tamaños y profundidades, teniendo en cuenta que una cesta grande y profunda generará unas acciones muy diferentes a las que podrían surgir con una caja de vinos. No es necesario que haya tantos contenedores como niños, pero sí es necesario que haya variedad y que cada niño pueda encontrar su espacio de acción. 

2.5. Los utensilios

Los utensilios son todos aquellos utensilios y elementos que se ofrecen en el obrador. Es necesario que sean elementos de cocina, de verdad. Son elementos de metal y madera, en su mayoría, evitando las cerámicas y porcelanas, ya que son elementos que se pueden romper y en un juego que capta y nos libera tanto, hay que evitar tener que controlar cómo se usan los utensilios para que no se rompan; por eso no se ofrecen elementos delicados.

Estos utensilios de cocina es recomendable que sean antiguos; comprados en tiendas de antigüedades o rescatados de casa.

Estos utensilios deben permitir contener, escolar, trasvasar y mover la arena. A continuación se especifican qué elementos podrían haber:

- Utensilios para contener

Contienen la arena, la guardan, la trasladan... Se trata de ollas, baldes, tazas, vasos, moldes de repostería, bandejas, teteras...

- Utensilios para colar

Contienen la arena pero también lo liberan y la dejan pasar a su través. Son coladores, cedazos, cestas de mimbre pequeñas, espumaderas, embudos...

- Utensilios para hacer trasvases

Bien podrían ser una mezcla entre los utensilios para contener y para escolar. Se trata de elementos que permiten este juego de trasvasar la arena de un lugar a otro. Son las tazas, cafeteras... con asa. Los embudos, cañas de bambú vacías por dentro, cucharas...

- Utensilios mecánicos

Elementos que tienen movimiento y dotan de un movimiento propio en la arena cuando pasa a través suyo. Se trata de picadoras de carne antiguas y molinillos de café.

- Elementos Naturales

En la naturaleza también se encuentran elementos que se pueden añadir al obrador. Unas conchas pueden ser contenedores o utensilios para trasvases. También pueden añadirse unas piñas o unas cañas de bambú.

2.6. A modo de conclusión

El juego con el obrador de la arena va más allá de la manipulación y la experimentación. Se trata de un viaje al interior de cada uno, una actividad por el subconsciente más que por la parte más consciente de nosotros mismos. Ofrecer el obrador a los niños es dar un espacio al juego de calidad. Los contenedores, la arena, los utensilios... todo lo que forma parte de esta propuesta está rodeado por una atmósfera de belleza y cotidianidad. Jugar con la arena dentro brinda la oportunidad de explorar otras maneras de jugar con ella; de relacionarse con los materiales; unos elementos preciados y preciosos, como son los utensilios de cocina antiguos. Estamos ante la pura esencia del juego que no necesita más que un material perfecto para crear sin estereotipos; de las cosas insólitas que hay a nuestro alrededor; y de la mirada y el acompañamiento silencioso del adulto que se maravilla. Recuerda que el juego infantil es la esencia de la existencia y la expresión máxima de la vida. A través del juego los niños se abren paso en el mundo y, si los dejamos, observaremos que nos dicen: soy, estoy y puedo.

PROPOSTAS PARA PERSOAS ADULTAS, 5 DE XUÑO

Pedagoxía do barro

Hoxe vos deixamos un artigo sobre a importancia do xogo co barro, co barro que nos aporta a natureza...En tempos nos que todos e todas sabemos da importancia da limpeza non está de máis reflexionar sobre os beneficios que aporta este xogo, os nenos e as nenas teñen que seguir mantendo a súa esencia con seguridade e son moitos os estudos que manteñen que o xogo na e coa natureza é a clave para seguir respectando as necesidades da infancia coa seguridade que a situación require.

http://escuelainnatura.com/wp-content/uploads/2019/02/PedagogiadelBarro.pdf

 

La Pedagogía del Barro

Escrito por Jenny Silvente Traducción María Mayorga

 

¿Qué pasa cuando los días de lluvia los patios de los colegios se llenan de charcos y de barro?

Muchas escuelas deciden no salir fuera a jugar. Muchas familias piensan que hace demasiado frío y que si los niños y niñas se mojan, se pondrán enfermos. Otras personas creen que ensuciarse es algo malo. 

Y otras... 

No se lo piensan dos veces...y se calzan las katiuskas, se ponen el impermeable y salen a pisar charcos y a ensuciarse en el barro!

Con este artículo, quiero exponer los “sabías qué...”, de jugar con el barro, pero no el barro que compramos (arcilla), sino el barro que nos da la tierra.

Me sorprende que haya personas que pagan por hacerse un masaje o reciben terapia con barro, pero se desgarran si se ensucian un poco los zapatos con el agua de un charco. ¿Qué diferencia hay? Si se paga para hacer terapia con barro querrá decir que es algo muy positivo, ¿no? Pues prepárense porque no sólo es positivo, sino también ¡necesario para los niños!

Sabías qué....

... Jugar con el barro te hace sentir más feliz?

Cuando se toca y se manipula barro nuestro estado de ánimo mejora. ¿Por qué? Algunos científicos han descubierto que la suciedad del fango contiene unas bacterias llamadas Mycobacterium vaccae. Se trata de una bacteria que se encuentra en el suelo, y se está investigando su uso en enfermos con asma, cáncer, depresión, lepra, psoriasis, dermatitis simple y tuberculosis. Estar en contacto con la Mycobacterium vaccae estimula la producción de serotonina, la hormona de la felicidad (Wikipedia, 2013). ¡Pero eso no es todo! La investigadora Dorothy Matthews ha observado que esta bacteria puede mejorar la capacidad de aprendizaje y afirma que sería muy positivo que en las escuelas se programaran aprendizajes al aire libre, así adquirirían nuevas habilidades (Sanz, 2013)

... Jugar con el barro te conecta con la naturaleza?

Seguro que habéis oído el trastorno por déficit de naturaleza. El primero en utilizar este término fue Richard Louv en un libro titulado Last Child in the Woods. Hay una preocupación global por el hecho de que los niños cada vez estén menos conectados con la naturaleza. En las escuelas, los patios pueden tener algún árbol (en el mejor de los casos) o estar cubiertos de cemento. En algunas escuelas promueven la creación de huertos y jardines pero... ¿es suficiente?¿es suficiente media hora de juego al aire libre (patio) al día? ¿es suficiente una excursión al trimestre? (Teniendo en cuenta que no todas están en la naturaleza)¿Son suficientes los parques de las ciudades con zonas de tierra y estructuras fabricadas por adultos? La respuesta es NO, NO ES SUFICIENTE.

Dyment, el año 2003 realizó un estudio donde quiso investigar sobre el impacto del juego libre. Los resultados demostraron que el entusiasmo y las ganas de aprender de los niños aumentaron en comparación con los alumnos que estaban en el interior y sólo salían a la hora del patio; en cuanto a los maestros, su motivación para la enseñanza también aumentó.

El barro, en este contexto, aporta una parte de la naturaleza, nos ayuda a conectar con ella y a sentirnos mejor.

  ... Jugar con el barro mejora el estado de salud?

He oído muchas veces, sobre todo en boca de nuestros mayores, que jugar con la tierra y el barro hace que los niños “crezcan sanos y fuertes”. ¡Y es del todo cierto! Investigaciones recientes han demostrado que el “juego sucio” (en el sentido literal del término) mejora el sistema inmunológico y puede prevenir futuras alergias. La obsesión de muchos adultos por tener siempre las manos limpias, deja a los niños indefensos. Richard Gallo, dermatólogo, encontró que las bacterias llamadas “estafilococos” pueden reducir una inflamación tras una lesión, pero sólo cuando están presentes en la superficie de la piel (Wardrop, 2009)

Deja a tus hij@s ser niños/as. La suciedad es buena. Si tu hij@ no se ensucia cada día, no estará haciendo su trabajo.

No estará construyendo su sistema inmunológico.

... Jugar con el barro mejora las habilidades cognitivas?

La misma bacteria de la que hemos hablado antes (Mycobacterium vaccae), al producir felicidad, genera motivación y mejora las funciones cognitivas.

... Jugar con el barro ayuda a los niños a aprender y a desarrollarse?

Es bien sabido que el juego sensorial es muy importante, sobre todo en los niños pequeños. Pero cuando juegan con el barro, no sólo trabajan la parte sensorial, sino que ponen en juego las habilidades motrices, las habilidades lingüísticas, hacen ciencia y matemáticas. Además, el barro puede convertirse en un medio de expresión artística y provoca el juego simbólico (estos cafés y pasteles de barro deliciosos!!)

¿Tendremos que comenzar a hablar de una Pedagogía del Barro?

... Jugar con el barro desarrolla la creatividad?

La creatividad últimamente está en boca de todos... ¡y con razón! El desarrollo del pensamiento creativo (ligado al pensamiento crítico) aún es un tema pendiente. El basrro se convierte en un gran medio de expresión creativo por la gran cantidad de propuestas que permite. Os invito a curiosear el blog Artful Kids, concretamente la entrada “The Art of Mud”.

... Jugar con el barro no tiene edad?

Mientras los más pequeños pueden estar ocupados a nivel sensorial, los más grandes pueden hacer construcciones y los adultos nos damos un baño terapéutico. El barro no tiene edad, ¡es apto para todos los públicos!

Y más cosas...

 Es gratuito. Sólo se necesita tierra y agua.

 ¡Se encuentra en todas partes!

 Es un “must” de la infancia. No hay

infancia sin barro. ¿Recuerdas momentos de tu infancia relacionados con el barro?

 Permite conectar con los demás.

¿Todavía hay que pensárselo?

Distribuir contido