Educación acometerá una rehabilitación energética en ocho centros escolares en 2020, con una inversión de 5,2 M€

Se trata del CEIP de Palmeira (Ribeira), CEIP Monte dos Postes (Santiago de Compostela), IES Lama das Quendas (Chantada), CEIP Pedro Casielles Rollán (Xove), CEIP Padre Feijoo (Allariz), CEIP Curros Enríquez (Celanova), CPI da Cañiza (A Cañiza) y CEIP do Carballal (Marín)
En todos ellos se llevará a cabo una reforma que incremente la eficiencia energética y que abarca actuaciones específicas en cubiertas, fachadas, carpinterías y luminarias, entre otras
Desde 2016 la Consellería realizó intervenciones de este tipo en 38 centros (8 de ellos finalizados al inicio de este curso), que supusieron una inversión de más de 18 millones de euros
Vie, 20/09/2019 - 12:48

La Consellería de Educación, Universidad y Formación Profesional viene de encargar los proyectos para la rehabilitación energética completa en ocho centros escolares de Galicia -la razón de dos por provincia- en el próximo año 2020, una actuación que supondrá una inversión total de más de cinco millones de euros.

Los centros objeto de esta actuación son CEIP de Palmera (Ribeira), CEIP Monte dos Postes (Santiago de Compostela), IES Lama das Quendas (Chantada), CEIP Pedro Casielles Rollán (Xove), CEIP Padre Feijoo (Allariz), CEIP Curros Enríquez (Celanova), CPI da Cañiza (A Cañiza) y CEIP ddo Carballal (Marín).

De este modo, el departamento que dirige Carmen Pomar, continúa con la apuesta firme por la mejora de las infraestructuras escolares con el fin de ofrecer un mayor confort a sus usuarios al tiempo que conseguir un ahorro nos cuestes de mantenimiento de los edificios. La iniciativa se enmarca en la actualización del Plan de Dotación de Infraestructuras Educativas puesto en marcha en 2016, y que cuenta con un presupuesto global de 199,7 millones de euros hasta 2021.

En todos los casos, los trabajos suponen una reforma energética y funcional de los  centros, que generalmente abarcan actuaciones específicas en cubiertas y fachadas (aislamientos), carpinterías (relevo por ventanas con rotura de puente térmico), luminarias (relevo por equipos de alta eficiencia energética) y otros elementos de las instalaciones. Estas actuaciones se complementarán con otras actuaciones, como el pintado de aularios o posibles mejoras funcionales segundo el establecido en los proyectos técnicos. Se harán también mejoras estéticas y funcionales con la incorporación de una imagen corporativa única a través de la gama de colores empleados en las aulas, así como en todos los elementos identificativos y señalítica de los centros.

Según las previsiones que maneja la Consellería, de aquí la finales de este año se procederá a la redacción de cada uno de los proyectos (ya encargados), con la intención de que el proceso de licitación y adjudicación de obras esté finalizado antes del próximo junio de 2020.

Balance 2016-2018

Desde que se puso en marcha esta acción, en 2016, la Consellería lleva invertidos más de 18 millones de euros en obras de rehabilitación energética e integral de 38 centros escolares (todos ellos fueron construidos hace décadas) a lo largo de cuatro años.

De hecho, en el presente año se acometieron obras de este tipo en Noia, Teo, Láncara, Lugo, Maside, Ourense, Cerdedo-Cotobade y Vilagarcía de Arousa. Todas estas obras estaban finalizadas al inicio del curso escolar.

Apuesta de por medio ambiente

Con estas actuaciones a Consellería da cumplimiento a la Estrategia Europa 2020 y a la Estrategia de ahorro y eficiencia energética en el sector público gallego para el período 2015-2020, en la que la Xunta de Galicia es pionera entre el conjunto de administraciones públicas.

Con la inversión en actuaciones de eficiencia energética y mejora funcional en los centros se busca un ahorro energético y un menor coste derivado del consumo de luz y calefacción. De hecho, las actuaciones realizadas entre 2016 y 2019 supusieron un ahorro en términos energéticos de 8,3 millones de kw/hora anuales. Además de incrementar el confort en los centros educativos, se contribuye la un modelo de desarrollo sostenible y a la concienciación y sensibilización de los más pequeños en la importancia del cuidado del medio ambiente.

Como en años anteriores, los proyectos fueron encargados a arquitectos nuevos en los que se tuvo en cuenta a perspectiva de género en un sector laboral (construcción) en el que la contratación de mujeres es notablemente inferior.