El nuevo Plan de Financiación Universitaria estará dotado de 2.470 millones de euros, un 17,3% más que el anterior, y establece uno reparto de fondos que primará los resultados

Los conselleiros de Hacienda y de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria, mantuvieron una reunión de trabajo con los rectores de las tres universidades del SUG para avanzar en el marco financiero que regirá en el período 2016-2020
Los conselleiros de Hacienda y de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria, mantuvieron una reunión de trabajo con los rectores de las tres universidades del SUG para avanzar en el marco financiero que regirá en el período 2016-2020
Se eliminan los criterios históricos de reparto en aras de una mayor transparencia
Se primará la cooperación interuniversitaria, la especialización de los campus o la mejora de la empregabilidade, al tiempo que se avanzará cara reformas estructurales
El nuevo documento que se está ultimando responde -en palabras del conselleiro Román Rodríguez- ?la un plan más objetivo, transparente y acomodado a los tiempos y a los nuevos retos que se nos presentan?
Mié, 15/07/2015 - 19:33
 El nuevo Plan de Financiación Universitaria estará dotado de 2.470 millones de euros, un 17,3% más que el anterior, y establece uno reparto de fondos que primará los resultados
El nuevo Plan de Financiación Universitaria estará dotado de 2.470 millones de euros, un 17,3% más que el anterior, y establece uno reparto de fondos que primará los resultados

El Gobierno gallego y las tres universidades del Sistema Universitario Gallego (SUG) están ultimando el nuevo Plan de Financiación Universitaria 2016-2020, que contará con una dotación presupuestaria inicial de 2.470 millones de euros de financiación público, lo que supone un incremento del 17,3% con respeto al Plan que ahora expira.

Los conselleiros de Hacienda y de Educación, Cultura y Ordenación Universitaria, Valeriano Martínez y Román Rodríguez respectivamente, mantuvieron esta tarde una reunión de trabajo con los rectores de la Universidad de A Coruña, Xosé Luis Armesto; de la Universidad de Santiago de Compostela, Juan Viaño; y de la Universidad de Vigo, Salustiano Mato;  para perfilar este nuevo marco financiero que regirá en el próximo quinquenio.

Además de una dotación económica global más elevada que, segundo explicó posteriormente en rueda de prensa el conselleiro Román Rodríguez, no es una cifra cerrada, ?sino que es posible que se incremente con la captación de recursos externos?; se incrementan en un 5% las cuantías de las partidas propias del Plan ya desde lo primero año, al pasar de 374,22 millones de euros en 2015 a 393,44 millones en 2016.

Asimismo, otra de las principales novedades que introduce este Plan es un nuevo reparto de fondos. La nueva hoja de ruta financiera universitaria se articulará en torno a dos grandes fondos: la financiación estructural y la financiación por resultados.

Financiación estructural

Este fondo representará inicialmente el 66,6% del total y partirá con una base de 237,75 millones de euros para lo próximo año 2016. Refleja el coste estimado de las necesidades de personal docente y administrativo para la prestación de los servicios de una manera eficiente, partiendo de criterios de coste estándar de la docencia. El importe de dicho coste se calcula en función del número de alumnado matriculado en cada materia de grado y mestrado.

Por tanto, se eliminan los criterios históricos, y el alumnado real, junto con la oferta de créditos matriculados, se convierte en el criterio básico de este fondo.  

Financiación por resultados

Representará inicialmente el 33,4% de la financiación restante, aunque el objetivo final es ir consiguiendo de manera progresiva el 40% del total en función de la evolución de indicadores académicos, de investigación y de transferencia.

Dentro de este montante, se introducen objetivos de mejora de la calidad con el fin de avanzar en la cooperación interuniversitaria, en la especialización de los campus, en los idiomas o en la mejora de rankings, entre otros. También se prevé la incorporación de sexenios y complementos retributivos autonómicos correspondientes a méritos individuales.

No obstante, -tal como expuso Román Rodríguez al final de la reunión-, habrá flexibilidad entre estos dos grandes fondos, una cuestión novidosa con respeto al plan actual y que garantiza el blindaje de la cantidad global. Esto es, se hay un decrecimiento en el fondo estructural por razones diversas, este se verá compensado con el fondo de resultados y viceversa.

Salto ?cuantitativo y cualitativo?

El conselleiro de Cultura y Educación aseguró que este nuevo escenario financiero supone para las tres universidades ?un doble salto, cualitativo y cuantitativo?, al tiempo que incorpora muchas de las demandas que se venían haciendo desde la comunidad universitaria, como es la eliminación de las partidas de criterios históricos a favor de la transparencia y la objetividad, así como que el alumbrando real y la oferta de créditos sean el criterio básico del fondo estructural.

Por tanto, el nuevo documento responde -en palabras del titular del departamento educativo de la Xunta de Galicia - ?la un plan más objetivo, transparente y acomodado a los tiempos y a los nuevos retos que se nos presentan?. ?Somos conscientes de que la Universidad gallega es merecente del mayor apoyo público posible. Ahora bien ?añadió?, también debemos reconocer el significativo esfuerzo que hace la sociedad gallega para financiar el sistema universitario?.

En esta línea, Román Rodríguez hizo un llamamiento a gestionar los recursos públicos desde la perspectiva de la eficiencia y de la eficacia. En este sentido, recordó que el nuevo plan incentivará la puesta en marcha de reformas estructurales progresivas que redundarán en una modernización del Sistema Universitario de Galicia.

El responsable educativo de la Xunta agradeció no sólo la presencia de los rectores, sino también su colaboración para articular un plan consensuado que combine eficiencia con consecución de resultados.