Trabajar y entrenar la ATENCIÓN

 

 -        Asociación Visual: Consiste en relacionar unos símbolos con otros (“encuentra la pareja”). Es una actividad muy mecánica que exige sobre todo concentración y persistencia (resistencia a la fatiga). 

-        Percepción de diferencias: Es una actividad que se puede plantear a partir de los 4-5 años. El análisis de dos dibujos aparentemente iguales exige del niño una capacidad de atención y un método en su análisis y observación.

-        Integración visual: El niño debe completar una imagen o un dibujo que está parcialmente borrado. Debe tener clara la imagen mental del objeto para poder hallar el elemento que falta. 

-        Identificación de intrusosEl niño debe reconocer entre un conjunto de figuras cual es la que no debería estar y decir el porqué. 

-        Discriminación visual: El niño debe encontrar todos aquellos elementos iguales a los propuestos (letras, sílabas, palabras, números, dibujos,...) de entre un conjunto de ellos. La similitud puede estar en la forma, orientación, tamaño, etc. Además de trabajar la atención sostenida podemos trabajar también la lateralidad introduciendo letras o figuras volteadas horizontalmente. 

-        Laberintos: En la actividad de seguir un laberinto con el lápiz se trabajan diferentes aspectos fundamentales para la adquisición de posteriores competencias: psicomotricidad fina, grafomotricidad, atención sostenida, percepción visual, memoria visual, orientación espacial, etc. 

-        Seguimiento visual: Ejercita la capacidad para seguir la dirección de las líneas que se encuentran “entrelazadas” unas con otras y que conducen desde un punto a otro. 

-        Agudeza visual: Con este tipo de ejercicios vamos a trabajar también la resistencia a la fatiga ya que los dibujos pueden ir aumentando en complejidad (como los famosos libros de láminas de ¿Dónde esta Wally?).

-        Figura-fondo: Ejercicios para colorear determinadas partes de un dibujo para que de este modo emerja una figura respecto del fondo blanco. 

-        Atención auditiva: Identificar cada vez que aparece una determinada palabra escuchando una lectura que realiza otra persona. Al finalizar la lectura se hace un recuento y se comparan los aciertos con la lectura del texto. 

-        Localización rápida de datos: Se pretende desarrollar la capacidad de seleccionar con rapidez y con exactitud los datos que se piden. Estos ejercicios son fácilmente aplicables a cualquier documento o texto que se quiera utilizar en el aula o en casa.