CONSEJOS PARA AYUDAR A LAS PERSONAS TEA A MANEJAR EL CORONAVIRUS

EN ESTOS DÍAS, CUANDO EL CORONAVIRUS (COVID-19) HA LLEGADO A NUESTRO PAÍS, NOS PREGUNTAMOS SOBRE LA EVOLUCIÓN DE LA PROPAGACIÓN DEL VIRUS Y, SOBRE TODO, LOS PADRES DE PERSONAS TEA, SE PREGUNTAN CÓMO ENFRENTAR DE REPENTE CUALQUIER EMERGENCIA QUE OCURRA.

Además de las recomendaciones del Ministerio de Salud es bueno conocer y poner en práctica, si es necesario, algunas reglas simples con nuestros hijos para que sea lo más simple posible gestionala agitación que podría implicar el cierre forzado en el hogar o la hospitalización en una estructura que no sea su hogar.

En el caso específico de un virus como el que está sacudiendo a España, además de seguir rigurosamente las medidas difundidas por las instituciones a cargo, se sugieren algunos consejos:

·       

Crea una historia social en la que expliques la necesidad de permanecer en el interior sin salir unos días. En lugar de escribir en la historia: “no podemos salir”, sería mejor explicar: … que “debemos quedarnos en casa para evitar enfermarnos”. Agregaría todo lo que sucederá con la historia social: “veremos películas, jugaremos, estaremos juntos y lo pasaremos bien”

·       

Aproveche la oportunidad de enseñar o restaurar el lavado frecuente de manos y también el uso de desinfectantes especiales. Es mejor usar imágenes en secuencia para colgar en el baño.

·       

Aumente el juego, a través de cualquier forma agradable para su hijo: rompecabezas, memoria, tarjetas, etc. aproveche los días de encarcelamiento forzado para pasar más tiempo con sus hijos: obsérvelos, hable con ellos, aliente las actividades culinarias, las habilidades de independencia, etc.

El uso de la máscara, como ahora está bien explicado por todas las entidades a cargo, no es necesario, a menos que esté infectado o se presuma que está cerca de una persona con el virus. En caso de que tenga que dejar que sus hijos use la mascarilla, es bueno mostrar cómo se usa, explicar, si es necesario (y especialmente en el caso de personas no verbales), con imágenes, la necesidad de usar la mascarilla. Este es un elemento inusual, que podría causar una crisis debido al impacto sensorial en la piel y la sensación de falta de aliento que podría provocar.

Recuerda las tres C de comunicación de emergencia en general.

Si bien la preparación es crucial, los mejores planes pueden ser inútiles si no se comunican de manera efectiva en medio de una emergencia, especialmente para el niño no verbal o mínimamente verbal. En caso de que encuentre a su familia enfrentando un desastre natural o una emergencia de cualquier tipo, tenga en cuenta estas 3 C mientras trabaja para garantizar la seguridad de los miembros del espectro:

MANTÉN LA CALMA

Las personas autistas pueden ser particularmente sensibles al estrés emocional y los cambios en su entorno físico. El cambio efectivo de escenarios estresantes requiere que los padres y cuidadores enfrenten situaciones tensas con una gran sensación de calma para tranquilizar a sus hijos. Pruebe cómo respondería a posibles crisis. Su comportamiento y enfoque equilibrado en una situación difícil será esencial para tranquilizar a los niños, ofreciendo así un ejemplo positivo para imitar.

SE CLAro

Al considerar cómo hablar con adultos y niños autistas durante la intensidad de una emergencia, es importante no abrumarlos con detalles complejos. Demasiada información puede distraerlo de los puntos críticos del plan de emergencia. Tómese un tiempo para identificar los puntos esenciales de su plan y luego aprenda cómo proporcionar esos detalles de la manera en que su ser querido entiende mejor. El uso de historias sociales (imágenes que explican un proceso) podrían ser útiles.

SE CONSISTENTE

Para los niños autistas, las rutinas predecibles son fundamentales. Los desastres y las emergencias son interrupciones significativas de los patrones esperados de la vida diaria. Esta desviación de la norma puede poner a las personas autistas al límite, por lo que corresponde a los padres y cuidadores restaurar cierta consistencia. Al dar instrucciones, tenga cuidado de no sacudir un conjunto aleatorio de directrices que podrían ser confusas. En cambio, centre la atención en los pasos más críticos del plan de seguridad. (Sugerencia: incluir un plan visual en el plan de emergencia puede ser particularmente útil). Al repetir con calma estos pasos, puede ayudar a establecer una sensación de rutina en medio de la turbulenta incertidumbre.